CLASES DE AMOR

¿Qué tendrá el amor que todos lo perseguimos con ahínco y cuando a nuestras vidas llega hacemos todo lo posible por perderlo? ¿Quién lo conserva para siempre? Yo no conozco a nadie que pueda afirmar que lo pescó y que el pez sigue en la pecera. La mayoría de las veces nos lo comemos. Si lo comparamos con una planta, la dejamos que se seque, porque se nos olvida regarla, la ponemos al sol cuando es planta de interior o la condenamos a la penumbra debería gozar de la luminosidad de los rayos de primavera. Si es una fruta nos empeñamos en comérnosla deprisa, exprimiendo su jugo cual naranja, hasta que no dejamos más que la cáscara. Y después, a la basura.

En relación al amor, ¿quién no ha aconsejado, preguntado, dudado, perseguido un imposible, quien no se ha partido el pecho de tanto llorar por alguien que ni se ha fijado en que uno existe?

El amor hace que estemos en la oficina, sin ver a nadie, sin meter baza en la conversación que el resto de compañeros mantienen animadamente alrededor de la máquina del café, o que tecleemos a un ritmo monótono e irritante, castigando el oído del que tenemos al lado (lo que hacemos es repetir un nombre, en negrita, cursiva y subrayado, una y otra vez, tan rápido que los dedos echan humo), o que caminemos por la calle, con los ojos vacíos, perdidos en ninguna parte, con el riesgo de que nos atropelle el bus al cruzar la calle, con nuestra mente recordando un aroma, SU AROMA.

Yo comparo ese estado de incorporeidad y total inconsciencia añadiendo otro término a la palabra AMOR. A continuación, voy a daros, queridos lectores, mi visión de este tema tan escabroso, del que todos hablamos y nunca nos ponemos de acuerdo.

AMOR CARAMELO: Ese primer amor, dulce cual almizcle, tentador, como el pastel que nos llama diciéndonos “cómeme” al otro lado el escaparate de LA SANTIAGUESA”, ese amor bebido de unos labios que saben a natillas, o a chicle de fresa, (para los que tienen mis años, hablo del chicle Bazooka, ya nunca he comido ningún chicle de fresa que sepa mejor). O ese amor, tal vez no el primero, pero sí el que, después de años besando otra boca, surge al rozar otros labios nuevos, desconocidos, prohibidos. Ese amor caramelo, casi empalagoso y que quieres que no se acabe, desgraciadamente lo hace, y duele. Ya no sabe dulce, simplemente, deja de saber, se disuelve en la boca como los caramelos de limón, (o del sabor que el lector prefiera, el que más le guste). Se acaba, sea del sabor que sea y en unos minutos, horas, días, semanas, meses, años tal vez, uno ya no recuerda de que una vez lo comió.

AMOR BOOMERANG: No creo en eso de segundas oportunidades. Si dejaste de amar, dudo que la chispa regrese a prenderse en el pecho de alguien por otro alguien que alguna vez lo prendió. Pero conozco casos, y no seré yo quien ponga en tela de juicio lo que los interesados me han confesado en una tertulia de sobremesa, en que el amor boomerang les ha dado en plena cabeza, causándoles un hematoma en la región occipital bastante considerable. “Vuelvo a estar enamorada de mi marido, como el primer día. Hemos hablado, hemos razonado, hemos decidido continuar juntos, son muchos años y nos hemos dado una segunda oportunidad…” Y yo miro mi taza de café, todavía humeante, me toco el pecho, para ver si continua latiéndome el corazón, compruebo que es así y sonrío. Asiento y trago, y no precisamente café.

AMOR OCA:“De oca a oca, y tiro porque me toca.” Un amigo mío insiste, esa es tu teoría,  que se puede amar a más de una persona a la vez, que el amor monogámico es una invención del romanticismo y de la Iglesia Católica. Y yo, para no enfadarle y para arrancarle un sonrisa, añado: Amén. Me refiero no a amar a diez hijos que uno tuviera o a siete hermanos, no. Me refiero a dos hombres, a dos mujeres, y si uno tiene el corazón muy grande, tal vez a tres, cuatro o más. Comparte uno su vida entre la mujer, la amante, la hermana de la amante, y con un pequeño esfuerzo, la compañera de oficina, que es muy simpática, y con la que se tiene un no se qué, un qué se yo y muchas otras cosas en común. Al revés ocurre igual. Quiero a mi marido pero también a mi compañero de curro que me ha regalado la oreja y me ha dicho que soy una mujer increíble y de pronto, “chas, y aparezco a tu lado, lalalalalala”, no me había fijado en él pero mira tú por dónde, es un tío increíble, que tiene también un no se qué y muchas cosas en común conmigo. Vamos, que también le quiero. No sé qué punto habrá tocado la amiga, la hermana de la amiga, o la compañera de trabajo tan simpática y pizpireta en el hombre, pero puedo afirmar que en la mujer el compañero adulador ha tocado el punto G de la dama enamoradiza, que no está donde todos los hombres creen (de ahí que este punto mágico sea anatómicamente difícil de encontrar si se busca donde nunca podrá hallarse), sino que está situado en el oído.

 AMOR BALA: Apunta, dispara y mata. Con premeditación y alevosía. Las armas las carga el diablo y ya se sabe que quien juega con fuego se acaba quemando… Podría seguir hasta la noche con los refranes de advertencia y no pararía, pero el amor bala es así, traicionero. Lo aplico yo a aquel que no está preparado para amar y, sin embargo,  pone el punto de mira en el corazón de un ser cándido, confiado, sin doblez, apasionadamente vulnerable y deseoso de amar y ser amado, y dispara. En esto del amor, como te toque un “tirador con buena puntería” del tipo antes descrito, incapaz de amar (sin egoísmo, desinteresadamente, altruistamente, generosamente… comienzo a recordar a Pablo Neruda…), la muerte por herida de arma blanca es el único final del cuento. Acompaño en el sentimiento a aquellos que se hayan topado con especímenes de tamaña calaña.

AMOR “NO ES TAN FÁCIL”: Imaginas, queridos lectores, la siguiente historia. Una segunda oportunidad… Tu corazón está vacío pero tu cama ocupada. Casa hipotecada, niños en el cole, coche sin pagar, lavadora que se avería, el IBI que sube, la nevera que no se llena con varita mágica. Y cuando uno se ha conformado, se ha acomodado a la rutina y al calor de unos abrazos que no te dan, pero tampoco te quitan, aparece alguien que llena de luz tus días grises, de esperanza tus mañanas, de tics nerviosos tus horas de oficina, mirando el correo, de un modo compulsivo… Y de pronto, empiezas a imaginar cómo sería tu vida si te lanzaras a la pileta desde un trampolín de dos metros. Miras hacia abajo, no ves bien si la pileta está llena o vacía, no llevas gafas para comprobarlo, pero sí sabes que en tu camino hacia un destino incierto, hay otra nevera que llenar, otro IBI que pagar, un frigorífico que se estropea, otra casa hipotecada, otros niños a los que hay que comprar material escolar y los abrigos del año pasado les han quedado pequeños. NO ES TAN FÁCIL. Algunos, unos pocos arriesgados, saltan cogidos de la mano, sin importarles si la pileta está llena o vacía, porque no ven una pileta abajo, solo saben que están huyendo de una casa en llamas, una casa que arde, y ellos se queman, se queman y saltan, rogando que esté llena. A veces lo está, otras no. Corrieron el riesgo. La vida es una continua apuesta, el amor es una partida de cartas, la vida es una partida de cartas. Dependiendo de la habilidad, valentía para apostar y maestría de cada uno, la partida se gana o se pierde. En este amor, no creo demasiado. No jugar por un “no es tan fácil…” Yo, que soy muy temeraria, haría mi apuesta.

Queridos lectores, quedan en el tintero muchos otros tipos de amor, pero hoy estoy cansada ya de mirar desde el trampolín y no ver, porque soy miope y no me puse las gafas, si la piscina está llena o vacía, de comer chicles Bazooka, de mirar el escaparate de la pastelería, sin atreverme a comer el pastel porque llevo meses a dieta (y no he perdido más que tres kilos), de escuchar a mis amigas que están acomodadas, que prefieren su rutina a vivir, de esquivar balas, de parar los pies a hombres con un cubilete y un dado en la mano, invitándome a jugar a la Oca. Que no, que por hoy, amigos lectores, es suficiente, que me voy a Mercadona, que mi hija celebra hoy su cumpleaños y voy a  comprar una enorme tarta de chocolate a la que pondremos dos velas con el número 15 (qué hermosa cifra) y soplaremos con la luz apagada, mientras cantamos cumpleaños feliz (viva el amor cantaré yo por lo bajito). ¡Ahora que me doy cuenta, voy a comer pastel! ¡Viva el amor caramelo! Os animo, amigos, a que me digáis qué otros tipos de amor conocéis. Será divertido…

Anuncios
Publicado en OPINION
9 comments on “CLASES DE AMOR
  1. Pili dice:

    De todos estos amores me quedo con el Amor Oca. Es verdad que yo creo que no existe un unico amor, incluso diria que se pueden querer dos personas a la vez y no estar loco, como decia Machin

    • Pilae Gomez dice:

      Yo apuntaria el Amor NI: ni contigo ni sin ti, este es un amor muy extendido y al que le hemos visto la cara en mas de una ocasion. Me gustaria que le dedicaras una pequeña reflexion.

  2. África dice:

    Entretenidas reflexiones acerca del amor. El amor es tan extenso y tan diverso que cada cual podría dar su punto de vista y siempre habrían matices distintos. Es un sentimiento tan intenso y poderoso, que a nadie deja indiferente cuando lo “padece”. Es tan hermoso y a veces cruel al mismo tiempo, que con todas sus cualidades nadie desdeña.
    Aída, te animo a seguir ilustrándonos con tus opiniones, tus ilusiones, fantasías, realidades y con todo aquello que desees narrarnos. Yo te seguiré leyendo. Besos

  3. herodoto2014 dice:

    Buenas tardes querida. Al leerme estas reflexiones, y analizar muchas de las parejas que conozco en la actualidad, me doy cuenta que muchos de ellas encajan en alguno de los tipos de amor aquí descritos. Me identifico con el amor caramelo, me ha pasado. Y creo en la posibilidad de tener un amor oca. Desgraciadamente, conozco ejemplos de amor bala en mi entorno. Pero falta por añadir un tipo de amor imprescindible: el amor chicle. Por mucho que lo mastiques, nunca dejará de amarte si no lo escupes. Perderá su sabor original, y ya no será como en los primeros momentos, pero siempre podrás contar con el amor de esa persona, como un amor eterno de estas parejas que llevan 40-50 años casados o más. Y que conste, mi amor por la Historia es un amor chicle jajajaja. ¡Gran trabajo Aída!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BITÁCORAS 2015- ENTRE LOS 75 MEJORES BLOGS DE SU CATEGORÍA
Votar en los Premios Bitacoras.com
Esta es Aída, por Pilar Gómez.
"La conocí siendo una jovencita tímida e introvertida, sin apenas saber nada de ella misma y sin querer saberlo, sumergida en su vida siguiendo las pautas y sin cuestionarse nada. Termina su carrera, se casa, tiene dos niñas y se entrega a su familia con un tesón incansable. Madre ejemplar, olvida que es joven y que es una mujer sugerente y guapa pero sobre todo, olvida que tiene talento. Tienen que pasar los años, cuando las niñas vuelan solas, para retomar su yo a hurtadillas. Se mira un día en el espejo y descubre su figura esbelta y su melena desafiante y se lanza a la calle renovada y segura. Se mira hacia dentro y siente la necesidad de contarlo: es distinta y tiene que hacerlo saber y sólo una mujer tímida lo hace como ella, escribiendo. Su primera novela está plagada de mujeres extrovertidas, amantes, excitantes. Está sacando del fondo de su ser todo lo que su timidez le impidió hasta ahora. Comienza su etapa de escritora y en cada nueva novela se va dejando un poco el alma, quedando atrás su primera etapa de juego de adolescentes y encarando la dureza de la vida en personajes atormentados, sin perder un ápice de pasión y sensualidad."
Tormentas-de-tinta
febrero 2014
L M X J V S D
    Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  
Sígueme en Twitter
Paco Talcós

Blog espiritual y satírico. Una visión nueva para no tomarse tan en serio.

lomejorestaalcaer.wordpress.com/

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

PHANTASTICUS

Phantasticus – Fantástico em latim. Gênero literário que congrega três subgêneros: Fantasia, ficção científica e terror. Agora, um lugar para os leitores e escritores que são apaixonados por leitura e escrita, sobre estes mundos imaginários. Que tal sentir pelo virar das páginas o calafrio e o medo provocados pelo terror de algumas linhas. Deixar que o cavaleiro ou a guerreira que existem dentro de nós venha a aflorar. Dos tempos da espada e da feitiçaria. Das religiões antigas aos seres imaginários (ou inimaginários). Um lugar para compartilhar opiniões.

JF ESTEVE

Escritor

Novela histórica, artículos, sátira, crónicas y crítica.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor

La princesa ya se ve

Un blog de sentiminentos y emociones sobre mis inquietudes. La vida en general.

Nina Peña

Blog literario de autora. Textos, relatos y articulos bajo el registro de la propiedad intelectual

loslibrosdelossuenos.wordpress.com/

Libros. Esos que te hacen soñar, vivir increibles aventuras, viajar a lugares desconocidos. Los que consiguen hacerte reír y llorar en unas pocas páginas. Los que llenan de vida a sus personajes, alimentan tu imaginación, te emocionan, te interrogan, te excitan, te hacen preguntarte qué pasaría sí... Los que junto a una buena taza de café hacen que una tarde de lluvia se convierta en la mayor aventura de tu vida. Solo tienes que dejarte llevar. Pasa, lee, disfruta.

Universos en blanco

Una pequeña historia puede contener un mundo.

Madrid en el espejo

El blog de la saga ¿Qué tendrán los espejos? By Leticia González

gallegorey

Just another WordPress.com site

lo claro rompe

escribo, luego existo

Daniel Ramirez

La emoción humana es una fuerza irracional...

lector cero blog

Nos encanta la literatura, ¿y a ti? Lectores beta, correctores ortotipográficos y correctores de estilo. Informes literarios.

A %d blogueros les gusta esto: