ASI SOY YO

PIEL DE LAGARTO, ESCAMAS DE PEZ, GRASA DE BALLENA

Siempre he tenido la necesidad de saber el motivo por el que algo acontece de un modo y no de otro. ¿Por qué lo que en principio va bien comienza a ir mal, por qué lo que acaba de empezar termina de repente, por qué lo que hoy es blanco al día siguiente se vuelve negro, por qué la buena fortuna se convierte  en infortunio de la noche a la mañana?

Si no recibo respuestas comienzo a tener ansiedad por saber, me obceco, la vista se me nubla, el corazón me late desbocado, no paro de darle vueltas a la cabeza y todo me parece que va dirigido en una única dirección, que sólo hay un camino qué seguir, una salida posible, cuando en realidad, y con la mente fría, me habría dado cuenta de que los caminos son tantos como uno quiera que sean.

De esa ansiedad que me invade al no encontrar respuestas, que creo que se ha convertido en una constante en mi vida, nace todo lo que escribo. Por eso, quienes me conocen bien, dicen que algunos de mis personajes son dramáticos, pasionales, se rigen por la constante del deseo, de la obcecación, de la obsesión incluso y me aconsejan que ponga luz en tanta sombra narrativa.

El no entender (yo siempre busco respuestas)  me obsesiona y a veces, el atajo más sencillo para sacar mis miedos, mis manías, mis locuras transitorias, es transmitiendo a mis personajes de papel todo lo que me revuelve por dentro. Y por eso muchos de ellos me salen rotos, abatidos y desesperados. En momentos dulces, me salen demasiado enamoradizos, románticos y previsibles, y esos, no me gustan nada. Pero alguno dejo que nazca, los doy a luz, y ellos se acomodan entre las páginas de mis novelas. No están mal tampoco, en el mundo no sólo hay grises y ocres, también hay rosas, rojos intensos, azules intensos como el mar, verdes como los prados en primavera. Ellos me piden salir y, en ocasiones, me siento generosa y les abro la barrera porque, me digo, las obsesiones, qué duda cabe, no son buenas compañeras de viaje. ¡Abre la veda, Aída, al arco iris!

Pero es que yo soy así, me obsesiono con suma facilidad y todo lo que vivo, lo vivo con pasión, no sé frenarme, no me pongo a pensar, salto al vacío sin paracaídas, a la piscina desde el trampolín más alto, hago rafting en el río más embravecido. Paradójicamente, debo tener la piel muy dura, una piel de lagarto, porque a pesar de todas las inconsciencias que cometo (ahora lo soy mucho más que hace veinticinco años), de toda la pasión que pongo en cada cosa que hago, de toda la locura con la que me muevo a diario, todavía las puyadas, los golpes, los cabezazos contra la pared, los varapalos y vapuleos que recibo, no me han hecho perder la sonrisa con la que cada día la vida y yo nos saludamos.

Tampoco, les digo a mis amigos que tanto me aprecian y se preocupan por mi, tan profundas han sido las cicatrices sufridas en mis “batallas”, como para perder la salud, dejar de comer y abandonarme a la locura. Un amigo recién hallado, al que aprecio quizás más que alguno de los que llevan en mi caminar muchos años, me dijo hace poco que me vistiera con escamas de pez austral, que son las más resbaladizas que existen. A esas escamas, (ando ahí, a ver dónde las consigo) voy a unirles eso de “hacer de mi capa un sayo”, o eso otro de “ponerme el mundo por montera.” Y a seguir como soy, intentando preguntarme menos, no buscando motivos ni respuestas e ir poniendo una buena capa de grasa de ballena a mi corazón, para que las opiniones, los actos o la inactividad y acomodamiento de los otros, no me dañen tanto. En ello estoy… Y a día de hoy y aunque sigo sin hallar el motivo por el que las cosas acontecieron de un modo y no de otro, estoy empezando a valorar más lo que tengo y los nuevos y atractivos descubrimientos que ponen una sonrisa en mi cara cada mañana, despreocupándome poco a poco por el pasado y no haciéndolo mi presente y menos aún, mi futuro. Espero que, algún día, cuando mi piel se haga mucho más dura, encuentre mis anheladas escamas de pez e  impermeabilice con grasa de ballena mi corazón, (sin perder la pasión que me caracteriza) aquellos que me dañaron hallen la valentía de responder a mis preguntas y que sus respuestas, lleguen a mis oídos, muertas, caducadas, yermas…

Anuncios

6 thoughts on “PIEL DE LAGARTO, ESCAMAS DE PEZ, GRASA DE BALLENA”

  1. Que difícil esto de la piel , que difícil.Porque si tienes la pieL blanda , cualquier arañazo te deja huella, y si la tienes dur no dejas que salgan los sentimientos . Yo creo que deberíamos tenerla cono los camaleones , y adaptarnos a las circunstancia, y aún así , es muy difícil .

  2. Yo estoy de a uerdo con Julian, deberiamos tener la piel como el camaleon. Tener la capacidad de camuflarse y adaptarse a todas las circuntancias que nos rodean nos harian mas fuertes, siempre caen los que no se adaptan, los debiles. Claro que ahora no hablo de felicidad, solo de sobrevir.

  3. Buenas Aída, este es el primer “relato” tuyo que acabo de leer y puedo decir que no será el último, pienso leerte todas la veces que escribas y pienso comentarte cada vez que lo haga. Tienes algo, algo en tu manera de escribir que me ha enganchado tal drogadicto a su dosis. Se ve que tienes un corazón enorme. ¿Te digo algo? No tienes porque ponerte escamas, ni piel, ni grasa, porque no creo que mucha gente te critique por hacer una cosa tan bella, por expresarte de esta manera tan maravillosa, que ya mucha gente podría aprender de una mujer como tú. Sigue así y nunca te rindas.
    Un saludo. Tu anónimo y admirador secreto.

    1. Conozco a much@s en esa zona. ¿Motivos? Tantos que serían difíciles de enumerar. Dudo que sean los “accesorios y los equipajes”. Como bien dices, Mr. M., es LA ZONA DE CONFORT. Muchas gracias por tu apoyo desde Twitter. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s