CARTA

REGALO DEL DÍA DE LA MADRE

NOTA DE LA AUTORA: El pasado 5 de mayo de 2013 mi hija mayor me hizo este regalo. En aquella época ni yo estaba centrada (no es que ahora lo esté mucho pero algo más que antes sí que lo estoy) y la carta que transcribo me hizo llorar a mares, aunque eso no es raro en mí, que hasta lloro viendo Heidi y todo me afecta demasiado. Hace unos días colgué en mi blog una ODA A LA AMISTAD de mi hija pequeña. Y no podía dejar de colgar esta carta tan emotiva de mi hija mayor, agradeciendo que me tenga todavía en tan buen concepto a pesar de mis ausencias, de mis dudas, incertidumbres y locuras. No debo ser tan “bicho” para que me regalase esto y que todavía hoy, cuando le he pedido permiso para colgarla, me diga que aún me quiere. 

¿Como describir el amor de una madre?

Simplemente, no hay palabras. Es algo que no puede describirse. Es un amor tal que nada ni nadie es capaz de superarlo. O tal vez… sí habría una palabra: ÚNICO. Nadie te apoyará jamás como tu madre. ¿Creéis en el “ángel de la guarda”? Eso no existe. La única persona que te cuida, te ayuda, te apoya, te entiende, te educa y te enseña los secretos de la vida es una madre. Ni ángeles ni chorradas, eso son solo cuentos chinos. Una madre es de verdad.

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!

Bueno mamá, sé que éste no es el regalo que te merecerías, porque tú te mereces montañas de oro, pero eso es imposible. Sin embargo, esto es lo mínimo que puedo regalarte e intento que sea especial y aunque sé que no es lo mejor de lo mejor, te aseguro que nadie en casa te va a hacer un regalo como éste. Quiero que sepas que por muchas peleas que hayamos tenido y por muchas veces que te haya fallado, lo siento de verdad. Tú me has dado toda la libertad del mundo y yo como una tonta me tomé más de la que me dejaste. Pero a fin de cuentas, hemos reforzado nuestra relación de madre e hija y la hemos transformado en una relación de amigas. He podido contar contigo en cualquier momento y para cualquier cosa y al revés. Tonto quien no te valore, sea un amigo, tu marido, una de tus hijas, tu hermano, tus sobrinos o incluso tu madre, porque tú vales oro, mamá, en serio. Eres una persona increíble. Eres perfecta y única. Eres una madre genial. Gracias por estar allí apoyándome siempre. Te quiero un montón y siento que este o sea el regalo del siglo, pero creo que esta carta me está quedando preciosa, tan preciosa como tú. Esto no lo suele decir una hija, pero voy a hacer una excepción: ESTOY ORGULLOSA DE TI. No cambies nunca, yo te quiero tal y como eres. Te amo mami, eres la mejor madre del mundo, hazme caso. Sí, sí que lo eres. GRACIAS POR DARME LA VIDA, VALES MILLONES Y MÁS.

TU HIJA NOELIA.

POSTDATA:  Que nadie intente superar este amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s