POESÍA

Y CORRÍ

NOTA:

ESTE POEMA NO ES DE MI AUTORÍA, SINO UN REGALO DE UN AMIGO QUE DESEO COMPARTIR CON TOD@S. EN OCASIONES, HALLO RAZONES PARA SEGUIR CREYENDO EN LAS  PERSONAS Y PARA AMAR SI CABE MÁS LA POESÍA PUES ES EL ALMA PURA DE QUIEN LA ESCRIBE, HECHA LETRAS.

EN ESTA OCASIÓN QUIEN HA ESCRITO ESTOS VERSOS, TIENE ALMA DE POETA, PERO ÉL PREFIERE LLAMARSE “ARTESANO DE VERSOS”. EN SU TWITTER EMPAPA DE ÉSTOS A TODOS CUANT@S LE SEGUIMOS. NOS UNE UNA CURIOSA  HISTORIA PUES COMENZAMOS CON MAL PIE, DADO QUE CUANDO NOS SEGUIMOS EN LA RED SOCIAL EN LA QUE NOS HEMOS HECHO AMIGOS, FUI ALGO DURA CON ÉL, CUANDO SÓLO ME REGALÓ SUS VERSOS PARA ARRANCARME UNA SONRISA. DE AHÍ NACIÓ NUESTRA AMISTAD Y AUNQUE ESTOY SEGURA DE QUE CUANDO LEA ESTO, ME ESCRIBIRÁ DICIENDO QUE ESTOY LOCA, NO PUEDO CUANTO MENOS NOMBRARLO, PORQUE ES UN GRAN POETA, NACIDA SU INSPIRACIÓN DE LO QUE SU CORAZÓN LE DICTA. ÉSTE, COMO ÉL ME CUENTA, PERTENECE A TOD@S Y EN ÉL HE HALLADO CALIDAD HUMANA, DIFÍCIL DE ENCONTRAR EN NUESTROS DÍAS.

 

Corrí por la verde hierba

bajo un cielo de albricias,

sintiendo la brisa

y tus posibles  caricias.

Corrí  inundado de ojos

de avecillas volando,

de plumas en olas

de chispeantes colores.

Corrí y te sentí pueril

recostada en el verdor,

mimetizada en la hierba,

desnudándote entre ella,

llena de ansias al sol,

sacándote tu blusa de colores.

Corrí por tu piel

besando con silente voz

tu cuerpo sin bemoles,

encaramada en el cielo,

hecha hermosa una canción.

Corrí en círculos

con etéreos dedos,

por tus aguas lujuriosas

y tus venas transparentes.

Corrí en el reflejo de tu lagar

a moler ilusiones

en tus verdes profundidades,

en tus coquetas insinuaciones,

en los cristales de tu frente

al trasluz de tus verdades.

Corrí en sus dieciocho años imaginados

encarcelándome en tu vergel.

Entre pétalos amarillos del campo

te hice mía, sí, enrojeciendo los santos

que de paso volaban por el cielo azul,

curiosos de ver tanta semilla esparcida

moviéndose entre arbustos

como lujuriosa poesía.

Corrí en los cielos eternos

buscando tu seseada voz,

tus vertientes de avernos

en tus azules uñas,

en los celestes rasguños

de gata en mi espalda,

en tu vientre abierto

como girasol de sol a sol.

Corrí por tu ciudad de murmullos

creyendo ser uno del deseo, de los tuyos

escapada de emociones,

desvelada al paso de la luna

con suave temblor,

en los pliegues de las sabanas

durmiendo sonriente,

queriendo ser sueño.

Madre del amor.

Y corrió como avecilla

en todo el verdor.

Corrió en mis versos,

corrió sin plumas,

corrió agitando alas,

corrió eterna sin dolor.

Corrió sin edad, libre…

Libre corrió y corrió,

dio uno, dos, tres pasos

y desde un cuarto alzó vuelo

y  voló y voló

y por mí… voló.

hierba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s