ASI SOY YO

SIEMPRE HAY ELECCIÓN

Siempre hay elección  y siempre se puede tomar otro camino. Es evidente que hacerlo entraña un riesgo, sobre todo cuando la vida es un caminar sin brújula y sin estrellas por las que guiarnos para hallar “nuestro norte.” Por ese motivo lo único que podemos decirnos, si la aldea en la que vivimos no nos gusta es: “voy  a caminar en busca de otro lugar mejor que éste.” Es un riesgo evidentemente, pero también es un reto.  LA PREGUNTA ES: ¿Me gustan los retos? Hay quien los acepta y se arriesga. Hay quien es cobarde y se queda con su aldea de negros tejados. Lo que no debe hacerse jamás es tomar el camino sin retorno. HAY UN ENORME CARTEL DE PROHIBIDO EL PASO FRENTE A LA VALLA QUE LO CIRCUNDA.

Hoy he sentido miedo. Porque después de un tiempo sin hablar con un amigo, he comprobado que estaba francamente mal. Nada sabía de él desde hacía más de dos semanas. Por algún extraño motivo, hoy he echado un vistazo a su perfil de Twitter y he intuido que algo le pasaba. Luego he sabido más, que no viene al caso relatar aquí. Sabe que la vida lo ha retado pero es de los que no quieren arriesgarse y eso es lo que le genera confusión. Es mi intuición también, pues aún no he tenido ocasión de echármelo a la cara y zarandearlo para que reaccione y se decida a contarme qué le pasa.

Yo me desahogo “verbalizando” todo lo que tengo que sacar fuera a través de este blog  y mediante  el cual me desangro en ocasiones, cicatrizo en otras, me desmembro, me crecen alas de mariposa y me niego a que me salgan escamas de pez. Pero mi amigo nunca dice, nunca cuenta, nunca busca un hombro sobre el que llorar  porque es muy reservado. El anestésico emocional con el que se autocastiga,  endurece su alma y ésta debe ser moldeable según las circunstancias y no pétrea, como él la desea tener. Voladora, guerrera, insumisa, contestataria, arcillosa, rebelde, pecadora, tormentosa, cambiante… Ésas son características propias de un alma libre y eso es lo que significa VIVIR.

Y la indiferencia como he leído esta mañana, no es el principio del odio, amigo mío, siempre que uno no la tome más que como un paréntesis de apertura y cierre, como todos lo son. Quizás no sea indiferencia, puede ser sólo un compás de espera… Ya  me contarás, imagino, qué te sucede pues es complicado deducirlo con tan poca información. No es bueno odiar pues si malgastamos nuestra vida en ello, dejamos de saborear tragos intensos de experiencias positivas. La VIDA  no debe usarse para odiar sino para darle utilidades más placenteras, que las hay. Lo sé.

“Si cuando sueñas eres mas feliz que cuando estás despierto, solo existe una solución…”  Esa solución no es soñar indefinidamente, amigo mío, sino hacer de tu vida el sueño que deseas. ESTÁ EN TI. LO SABES. LO SÉ.

Sólo resta decirte que siempre estaré aquí. Te lo he dicho en muchas ocasiones, pero nunca me has hecho caso. Hablas de indiferencia y sé que no te refieres a mi actitud para contigo, pues jamás me fuiste indiferente, como jamás lo han sido todos los amigos que tengo. Cuando he intuido dolor, allí he estado. Tal vez, lo sabes bien, demasiado encima, más como si fuera tu madre y no tu amiga… Esos amigos han sangrado y  yo he sangrado, incluso hemos sangrado juntos y nos hemos lamido las heridos. Pues los que así se llaman no están para las cervezas sino para todo lo demás, incluido secar lágrimas. Ahora lo necesitas y no tienes que llamarme. Te llamaré yo. Pendiente ese café… te invito.

fotos-de-olas-ii

Anuncios

2 thoughts on “SIEMPRE HAY ELECCIÓN”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s