ASI SOY YO

MIS HIJAS, MI MUNDO, MI YO…

Cuando nació TORMENTAS DE TINTA, en febrero de este año que ya agoniza, supuso la liberación de mi propia alma. Suena poético, lo sé, pero esa es la realidad,  Mi personalidad y carácter pasaron por una larga etapa de letargo invernal, que duraba ya muchos años. Yo misma dejé que mi alma se enfriara, dejara mi corazón de latir, de soñar, de sentir… Ahora lo sé, pese a que, durante mucho tiempo culpé a otra persona de haber hecho que dejar de ser yo y, con ello, de avanzar. Ahora, en un ejercicio de expiación de mis culpas, por encerrarme yo misma, me perdono y libero a aquella persona de toda mi ira y resentimiento. Pues la jaula era sólo yo, y nadie más. Yo misma me convertí en jaula pues ni tan siquiera me metí dentro de una, sino que muté en barrotes grises, en un “dejar pasar los días”, en no querer ser nada. En NO VIVIR, en definitiva. Una serie de “catastróficas desdichas” (parafraseo el título de una película de Jim Carrey), se conjugaron hace aproximadamente tres años,  ocasionando como consecuencia, que sumida mi cabeza en un caos, explotara. Me ahogaba, literalmente, y tenía que salir a flote de aquel lodazal interior. Fue, precisamente el sentirme viva de nuevo, en un amplio sentido de la palabra, lo que ocasionó posteriormente que mi mundo se redujese a cuestionarme, preguntar, compadecerme de nuevo de mí misma, encerrarme otra vez, esta vez a mayor profundidad y plenamente consciente de que lo estaba haciendo. Mi familia pagó un gran precio por esta locura mía. A día de hoy, y dependiendo del color con el que amanezca la mañana, echan más o menos monedas en la saca. Aun así, tengo la enorme suerte de que me quiere. Quien me conozca bien, sabe que mis hijas son y serán siempre mi debilidad, mi motor y mi locura. Ahora, echando la vista atrás y haciendo balance de esos tres años caóticos, soy plenamente consciente de que me aman, pese a mis miles de defectos y todo lo que han visto y vivido hasta llegar hasta aquí.

Tormentas de tinta contiene pedazos de mí, que he ido colgando en forma de relatos breves, poesía libre, novela por capítulos, pensamientos y reflexiones, en un ejercicio de expuesta desnudez, arriesgado, sin duda, pero también reconfortante. Arriesgado pues, como me dijo en su día mi compañero Antonio, al leer EL FUNAMBULISTA, la segunda entrada que colgué en el blog, y como ya he comentado en alguna que otra ocasión, este relato podría suponer que el lector pensara que estaba ante los delirios de una escritora kamikaze y enloquecida. ¡Pero es que el blog nació precisamente para todo lo contrario! ¡Para librarme del caos y la locura! Fue entonces, en esta tesitura (entonces aún seguía los consejos de los demás a pies juntillas, y no mi instinto), cuando otra persona me sacó del bucle (publico esto, no lo publico, lo publico y me tiro a la piscina, miro si tiene agua, ¿me ahogaré?…), aconsejándome que me lanzara. ¡Sé kamikaze, se valiente, sé tú! Le estoy agradecida por ello. Fue un gran consejo, muy complicado de seguir, por otra parte, pues en esta vida ser uno mismo te crea enemigos. Nadar contra corriente, negarse a acatar unas reglas preestablecidas, guiarse por nuestros propios principios y no por lo que digan otros,  supone un gran desgaste emocional y un elevado coste familiar y social, que no todos estamos dispuestos a asumir”.   Casi un año después TORMENTAS DE TINTA, ya no es un espejo en el que mirarme, ni un psicólogo que, en vez de cara, tiene teclas, y a quien cuento cómo me siento en cada momento. TORMENTAS soy yo. Hemos crecido  y madurado juntos y, metafóricamente hablando, gracias a él, me han salido alas y he despegado el vuelo. Mariposa, gorrión, águila… Ser una u otros, también depende de mi estado anímico, como pasa a todos los que, a través de la magia de unir palabras, hilamos frases y exteriorizamos así nuestros pensamientos, inquietudes, anhelos, esperanzas y deseos. Debo mucho a este blog y a tod@s cuantos se pasan por aquí y leen mis relatos. Como monedas al trovador que toca en el Metro, tomo sus comentarios y de ellos me alimento cada día. Con mayor o menor acierto, plasmo lo que tengo dentro, sintiéndome afortunada de que haya personas que se identifiquen con mis relatos, les reconforte leer lo que escribo, sientan lo que yo siento o, simplemente, pasen un rato agradable leyéndome.

A punto de convertir un sueño en realidad, el de publicar mi primera novela EL SILBIDO DE LA SERPIENTE y volando sin motor, sin importarme “el qué dirán”, sin miedo a las críticas, sean las que sean (nunca he enviado en este blog ninguna a la papelera pues ese firme propósito me hice cuando Tormentas nació),  y pese a que pueda estrellarme (aunque quienes han leído la novela aseguran que caeré en blando), ha llegado el momento de agradecer…

A mis dos soles, como en ocasiones llamo a mis hijas en Twitter,  dedico todo cuanto he publicado hasta ahora en mi blog, con la esperanza de que algún día, no muy lejano, vea un comentario suyo en él (convencida estoy de que mis ojos se desbordarán pues soy de lágrima fácil). Públicamente les pido perdón por los malos momentos vividos, y haciendo el firme propósito de que  su madre siempre estará. Ahora sé que lo mejor está por vivir. Lo haremos juntas, lo haremos fortalecidas, pues de todo y todos se aprende. Y de lo malo, si uno lo desea, también se saca un gramo de sabiduría.

Y si EL SILBIDO DE LA SERPIENTE, la primera novela que voy a publicar, lo he dedicado a mi gran amiga Pilar, por todo su ánimo, por ayudarme y por estar, siempre que lo he necesitado, voy a dedicar a partir de ahora a ellas todo lo que salga de esta cabeza chispeante, ardiente, alocada e indómita. Pues son mi motor, el combustible con el que me muevo cada día.

ELLAS, MIS HIJAS, MIS SOLES, MIS PUSHIBAS (palabreja que sólo una madre puede inventar), ELLAS SON YO.

OS QUIERO.

 

 

Anuncios

10 thoughts on “MIS HIJAS, MI MUNDO, MI YO…”

  1. Buena parte de los miedos que has expuesto los he compartido, y los compartimos infinidad de hombres y mujeres a los que en algún momento nos han hecho pensar que no eramos como se supone que debíamos ser. Sigue siendo tú, y seguro que todo marchará bien.

    1. En eso estoy, siempre para adelante. Ahora tengo una meta que quizás antes no tenía clara. Los objetivos mucho más claros y dos preciosidades a mi lado. Y mucho por lo que sonreír. Y saber que tengo mi lugar, aunque ese lugar esté lejos ahora.

    1. No sé qué decirte. La valentía cuesta mucho y, a veces, serlo te lleva a perder muchas otras cosas de valor. En mi caso, aposté por seguir adelante. Y espero con serenidad un futuro incierto, pero con una esperanza que antes no tenía siquiera. Gracias, Elena. Espero que sigas por aquí, leyéndome.

    1. Estamos aquí por eso… Para seguir adelante y descubrir. Claro que lo está, aun con piedras en el camino. Las apartaremos. :))

  2. Enhorabuena por este paso, mejor, pasazo q has dado. Me ha gustado siempre ver en ti q has escrito lo q piensas. Q has dado lo más genuino. Q has desnudado tu cuerpo y alma ante el público y has dejado q sea este el q opine. Por todos estos regalos q nos has brindado hasta ahora, GRACIAS.

    1. Gracias. Ha sido un proceso complicado, te lo aseguro. Muchas “bajas” por el camino. Pero siempre adelante… Dejar parte de uno mismo en cada línea te hace humano, lo que te permite llegar más. Es lo que persigue el que escribe, a fin de cuentas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s