ASI SOY YO

PEDALEANDO…

Ayer me preguntaron acerca de mis sueños y, aquella pregunta tan concreta y directa, me hizo reflexionar acerca de éstos. Hasta entonces no había caído en la cuenta de qué es realmente lo que deseo conseguir en la vida. SER FELIZ es un concepto muy amplio y me dije que necesitaba concretar esos sueños.
Me respondí después de reflexionar un rato que sé lo que quiero, que siempre lo he sabido pero que de las dos cosas que actualmente puedo calificar de “sueños”, uno no está en mi mano conseguirlo y el otro sí.  El que no está en mi mano es aquello que creo que es el sueño de todo aquel que tiene hijos: Que sean felices. El que sí puedo conseguir vivirlo, pasa por hacer algo pero tengo miedo a hacer. Esto sucede a veces: Sabemos cómo actuar pero muchos condicionantes nos lo impiden. Incluso quizás seamos nosotros mismos los que nos quedamos fijos en una loseta del camino.
La felicidad es algo relativo, pues cada uno de nosotros tenemos un concepto distinto de qué entendemos por ser felices. Para aquel que está en paro puede que sea recibir una llamada de teléfono de una empresa que le ha entrevistado para un puesto de trabajo, comunicándole que ha sido seleccionado para el mismo. Para quien sufre un cáncer, recibir la noticia de su oncólogo de que ha vencido la enfermedad, para quien está inmerso en un mar de dudas, ver cómo la tormenta amaina y el oleaje se transforma en un mar en calma…
Para mí, contestando ayer a aquella pregunta,  el sueño que no está en mi mano que se cumpla es ver crecer felices a mis hijas, con sus idas y venidas, sus fracasos y triunfos; que el tiempo pase y las vea sonreír después de dejar el nido familiar. Sentirme satisfecha al sentir que no lo hice tan mal, que logré que crecieran sanas física y emocionalmente y que mi recompensa es, simplemente, su sonrisa, lo cual no es poco ni tan simple…
En cuanto a mí, lo tengo claro, pero los anclajes al presente son complicados de romper. Los míos deben ser de un metal que aún no se ha descubierto. Ahora, que he publicado mi primera novela, sonrío más a menudo, pero soy consciente de que algo me falta para cumplir mi sueño. Una parte está ahí, dando la primera pedalada, como comentaba un amigo hace unos días cuando le conté que había publicado EL SILBIDO DE LA SERPIENTE. 
Estoy contenta por la buena acogida que la novela ha tenido entre la comunidad twittera y en AMAZON. ¡Es maravilloso! Pero mi segundo sueño está por cumplirse: ROMPER ATADURAS Y LUCHAR POR SER FELIZ.

En ello estamos, dando pedaladas. Esto no es una moto sino una bicicleta y hay que pedalear…

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “PEDALEANDO…”

  1. Lo conseguirás, romper las ataduras a veces es difícil depende de tu enganche emocional, pero si lo tienes claro al fin llegara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s