SOMBRAS EN LA PARED (SEXTA PARTE)

Hemos llegado a casa de Ana y, aunque tengo llaves, he llamado al timbre. Debe haber salido a dar un paseo, abro y Pablo entra detrás de mí. Aún tiene cara de asombro pero, de vez en cuando, esboza una sonrisa.

Baja la maleta del armario de mi habitación y me ayuda a meter mis cosas. Me alegro de no haber traído todo porque ahora sería una mudanza lo que estaría haciendo y no el equipaje. Creo que siempre supe que regresaría y por eso no fui a por el resto.

—Eres un desastre haciendo maletas, Pau.

—El experto eres tú, no yo.

—¿Eso es doblar una camiseta?

—Según yo… sí. —Sonrío.

—Ya…

—Me gusta cómo doblas la ropa.

—Lo que te gusta es sacarme de mis casillas. Eres de lo que no hay. Sabes lo cuadriculado que soy para el orden y tú, ¡ale! ¡viva el desorden!

—Por eso me quieres, porque soy de lo que no hay.

—Con locura, pero…, lo que realmente me encanta de ti es tu modo de hacer maletas.

Reímos. Estamos pegados, piel con piel, rozándonos. Hay espacio pero no deseamos estar separados. Deseo besarle pero quiero que él lo haga primero…

*****

Javier sonríe tímidamente y mantiene una postura algo rígida. He guardado mi libro y hemos bebido un trago de cerveza a la vez, acabando con la mitad del vaso. Supongo que esperamos a que el otro inicie una conversación banal. “¿De qué se puede hablar después de años de silencio?”

No suelo venir a este bar. Ha sido casualidad.

—La vida es una casualidad en sí misma —comento. Me tiembla la voz.

—Nos hemos visto muchas veces y jamás…

—Nos hemos atrevido ni a mirarnos  —añado.

Soy un sacacorchos vestido de blanco que come paella sin poder evitar que me castañeteen los dientes. Sonrío, es lo único que se me ocurre. Si no comienza a hablar, aunque sea de la decoración del bar, me desmayaré.

—Orgullo.

—Orgullo, sí.

—Ambos somos orgullosos.

—Javier, yo…

—Shhhhh. Déjame hablar, Ana.

Pone un dedo en mi boca y siento cómo mi corazón se acelera.

—Vivimos muy cerca, nos vemos a menudo, agachamos la cabeza, nunca me habías sonreído antes. ¿Por qué hoy? Quizás ni tú lo sabes. Tal vez porque ha pasado demasiado tiempo y es hora de zanjar esta historia.

—Está zanjada, Javier —acierto a decir. No esperaba oír de su boca la palabra zanjar… No hay esperanza alguna.

—No lo está. No por mi parte, Ana. No hay día en que no recuerde lo nuestro. Sé que tú no piensas en mí. El tiempo lo cura todo.

—¿Recuerdas nuestra historia? ¿Aún cicatrizas? ¿Por qué presupones que yo no la recuerdo?

—Porque no has hecho nada por…

—¿Acercarme? ¿Sonreír? Hoy lo he hecho.

Piensa que olvidé lo nuestro pero no es así. ¿Se lo digo? ¿Le digo que no hay día…?

—Somos cabezotas, Ana. Tozudos y cabezotas.

—Orgullosos.

—¿Hay alguien en tu vida?

—¿Has indagado sobre ella, Javier? No me mientas, por favor. No preguntes si sabes la verdad.

—No hay nadie en tu vida. Investigué. En la mía tampoco. —Sonríe. Coge paella de mi plato—. Coge una gamba, te encantan las gambas a la gabardina—me la da de su mano sin esperar a que la coja yo—. La paella… ¡está buena!

—Especialidad de este bar —comento.

—Habrá que venir más. Con la excusa de comer paella, se me ocurre pedirte que quedemos aquí el próximo jueves, pero se me hace lejano. Quiero verte sonreír… ¿mañana?

—Javier, hace mucho tiempo. Ya sonrío hoy, ¿para qué dejarlo para mañana? ¿De verdad que no sales con nadie?

—¿Tú no has investigado? Desde lo nuestro sólo tuve una relación que duró apenas tres meses. Nos dejamos huella, Ana.

—No deseaba descubrir que estás con otra. Honda huella, Javier.

—Vivo solo.

—En estos momentos yo no vivo sola —comento sin dejar de mirar sus ojos. Está tan cerca que siento su respiración en mi cara.

—Lo sé. ¿Una amiga? —Sonríe.

—Sí, pero estoy convencida de que mi amiga se mudará pronto. Vive en casa temporalmente. Problemas de pareja. No me meto demasiado, pero le hablé de lo nuestro, de mi error.

—Todos cometemos errores, Ana. A eso se le llama ser humanos.

—¿Me has perdonado?

—Ana. No hay nada que perdonar cuando se quiere.

—¿Aún?

—Aún… maldito orgullo, ¿verdad? Yo que creía que no me sonreías porque estaba todo olvidado… Ahora que por primera vez me dejas ver tus ojos, me doy cuenta de que el amor no se olvida nunca. Esta paella…

—Está de muerte —completo su frase.

Coge mi mano. Sonreímos.

—El orgullo, efectivamente, pesa mucho en la mochila, Javi. Nunca he dejado de quererte.

Javier sonríe y toca mi nariz con dulzura. Aquel gesto era nuestra señal para indicar que todo iba bien. Me pregunto por qué cuando sucedió aquello, no tocó mi nariz del mismo modo. Me respondo lo que ya sé, lo que ambos sabemos. El orgullo es poderoso, pesa, oprime, encadena. Ahora, en este bar, descubrimos que el amor lo es más. Han pasado años pero esta caricia ha hecho que retrocedamos en el tiempo. No ha sido mal vivido, tan solo una historia que contar, una experiencia para recordar que nunca el tiempo nunca se ha perdido si de él se aprende algo…

(continuará)

fc33jr050-04_xlg

Anuncios
Publicado en RELATO CORTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BITÁCORAS 2015- ENTRE LOS 75 MEJORES BLOGS DE SU CATEGORÍA
Votar en los Premios Bitacoras.com
Esta es Aída, por Pilar Gómez.
"La conocí siendo una jovencita tímida e introvertida, sin apenas saber nada de ella misma y sin querer saberlo, sumergida en su vida siguiendo las pautas y sin cuestionarse nada. Termina su carrera, se casa, tiene dos niñas y se entrega a su familia con un tesón incansable. Madre ejemplar, olvida que es joven y que es una mujer sugerente y guapa pero sobre todo, olvida que tiene talento. Tienen que pasar los años, cuando las niñas vuelan solas, para retomar su yo a hurtadillas. Se mira un día en el espejo y descubre su figura esbelta y su melena desafiante y se lanza a la calle renovada y segura. Se mira hacia dentro y siente la necesidad de contarlo: es distinta y tiene que hacerlo saber y sólo una mujer tímida lo hace como ella, escribiendo. Su primera novela está plagada de mujeres extrovertidas, amantes, excitantes. Está sacando del fondo de su ser todo lo que su timidez le impidió hasta ahora. Comienza su etapa de escritora y en cada nueva novela se va dejando un poco el alma, quedando atrás su primera etapa de juego de adolescentes y encarando la dureza de la vida en personajes atormentados, sin perder un ápice de pasión y sensualidad."
Tormentas-de-tinta
junio 2015
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Sígueme en Twitter
Paco Talcós

Blog espiritual y satírico. Una visión nueva para no tomarse tan en serio.

lomejorestaalcaer.wordpress.com/

Opinión sobre noticias y asuntos de actualidad

PHANTASTICUS

Phantasticus – Fantástico em latim. Gênero literário que congrega três subgêneros: Fantasia, ficção científica e terror. Agora, um lugar para os leitores e escritores que são apaixonados por leitura e escrita, sobre estes mundos imaginários. Que tal sentir pelo virar das páginas o calafrio e o medo provocados pelo terror de algumas linhas. Deixar que o cavaleiro ou a guerreira que existem dentro de nós venha a aflorar. Dos tempos da espada e da feitiçaria. Das religiões antigas aos seres imaginários (ou inimaginários). Um lugar para compartilhar opiniões.

JF ESTEVE

Escritor

Novela histórica, artículos, sátira, crónicas y crítica.

Relatos históricos, irónicos y sarcásitos de los que soy autor

La princesa ya se ve

Un blog de sentiminentos y emociones sobre mis inquietudes. La vida en general.

Nina Peña

Blog literario de autora. Textos, relatos y articulos bajo el registro de la propiedad intelectual

loslibrosdelossuenos.wordpress.com/

Libros. Esos que te hacen soñar, vivir increibles aventuras, viajar a lugares desconocidos. Los que consiguen hacerte reír y llorar en unas pocas páginas. Los que llenan de vida a sus personajes, alimentan tu imaginación, te emocionan, te interrogan, te excitan, te hacen preguntarte qué pasaría sí... Los que junto a una buena taza de café hacen que una tarde de lluvia se convierta en la mayor aventura de tu vida. Solo tienes que dejarte llevar. Pasa, lee, disfruta.

Universos en blanco

Una pequeña historia puede contener un mundo.

Madrid en el espejo

El blog de la saga ¿Qué tendrán los espejos? By Leticia González

gallegorey

Just another WordPress.com site

lo claro rompe

escribo, luego existo

Daniel Ramirez

La emoción humana es una fuerza irracional...

lector cero blog

Nos encanta la literatura, ¿y a ti? Lectores beta, correctores ortotipográficos y correctores de estilo. Informes literarios.

A %d blogueros les gusta esto: