RELATO CORTO

SI ME DEJAS PARTIR

Me pides  que sea otra persona, que divida mi alma y me enrede bajo tus pies descalzos, cual serpiente que incita al pecado y peca indecorosa. Lanzas tus flechas pero mi corazón esquivo solo sueña con la libertad que nunca tuvo. ¿De qué te sirve tratar de encarcelarme con tus palabras, si estoy perdida entre las sombras y tú feliz trinas, ruges, aúllas, croas, siseas y hablas?

Son mis pies los que quiero vestir con flores mientras observo cómo la brillante hierba crece verde con el rocío de la mañana. Son mis manos las que quiero que acaricien y hagan brotar tus gemidos, musitar tus te quiero, sacar música a tu cuerpo cual piano. Pianista soy y sirena y musa y hada y ninfa. Soy gata y loba y verso y prosa y éxtasis y gozo y placer y orgasmo. En ti. Eterna.

Mía, dices, solo mía, mas sé que no es cierto pues eres de todas y ninguna. Aquí, bajo esta nube en la que vivo, veo tu cárcel de lava y sueños y tiemblo por tenerte ahora, ya, en este momento. Más no serás mio jamás pues cada vez que te sueño me despierto sola.

No me enredes, corazón ardiente,  deja que camine alborotado mi cabello, mis manos imaginándote y tu recuerdo en mi alma, hacia el lugar de luz que me aguarda. Si me dejas partir, prometo amarte siempre más, si me amarras, verás cómo se marchita mi cuerpo y se aja. Pues no hay mayor castigo para quien sueña, que el ser atrapado con una promesa y no cumplirla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s