RELATO CORTO

DOS RELATOS BREVES PARA SOÑAR

Hoy traigo dos minirrelatos mientras preparo la cuarta parte de “¿No te estarás enamorando?” Espero que os gusten y, como siempre, gracias por estar. Esta es vuestra casa, entrad sin llamar.

1

Contemplaba el rostro de aquella mujer, perdiéndose en sus ojos grises. Se movía rítmicamente al compás de sus gemidos, aferrándose a la humedad de sus labios y enredado en su lengua. Ella le encadenaba dulcemente con sus piernas y acariciaba su rostro y su cabello, mientras sus bocas intercambiaban saliva y susurraban versos mezclados con jadeos. Aún poseían en sus ojos el brillo del primer orgasmo y el frescor de las sábanas aliviaba la incandescencia de sus pieles. Por un momento él se giró, dejando huérfanos los labios de su compañera. Su imagen en el espejo de la pared le devolvió el reflejo de un hombre al que no conocía, un hombre muy distinto del que aquella mañana había salido de su casa con traje y corbata, para enfrentarse a la misma rutina de siempre. Encima de ella, aquel hombre que jadeaba, gemía y amaba, se entregaba a la esperanza. Aquel hombre del espejo, en ese momento, era feliz.

2

“Si supiera que voy a ser feliz”, dijo mientras sus ojos se clavaban en los míos, “pisaría sin miedo las hojas secas, esas cuyos crujidos me atormentan en otoño. Si tuviera la certeza de que al pronunciarlas, mis fantasmas iban a dejar de pasearse en mis noches sin estrellas, las oirías decir mil veces”. Sonreí, toqué su cara y besé su boca. Su bigote blanco me hizo cosquillas. “No tengo una bola de cristal, mi amor”, contesté nerviosa, mientras mis labios rozaban sus ojos cansados, “no puedo prometerte que seremos felices. No soy yo quien tiene pesadillas ni miedo a sentir de nuevo. No hay espectros que me visiten todas las noches, helando mi sudor. Sólo puedo decirte…”, dije mientras mis manos comenzaron a acariciar su vientre, bajaron muy despacio y encontraron su deseo, “que por las noches mi cuerpo abrigará el tuyo y gritaré para espantarlos”. Y entonces sonrió y susurró: “te quiero. 

Semanas más tarde todo había acabado. Lo nuestro duró casi un año. Suficiente para que ambos aprendiéramos una lección: que susurrar te quiero es sencillo y que amar es complicado. Quizás yo no sé amar y los susurros de él eran solo eso.

 

BESO 4

Anuncios

1 thought on “DOS RELATOS BREVES PARA SOÑAR”

  1. Excelentes relatos!

    El 2º relato me ha hecho pensar. Algo me llamo la atención desde el primer momento. Al final di con la clave. Es la frase: “Lo nuestro duró casi un año. Suficiente para que aprendiéramos una lección: que susurrar te quiero es sencillo y que amar es complicado”.

    No se si igualas Amar con querer. Y esa divergencia (en mi opinión) es lo que me chirriaba aunque pueda admitir estar en un error, claro esta. Para mi:

    Amar no es complicado, lo complicado es que la otra persona también te amé.
    Amar y querer no son sinónimos.
    Amar es pasión. Querer no necesariamente.
    Para amar es imprescindible estar enamorado. Para querer no.
    Amar es entregarse sin condiciones a la otra persona. Querer es entregar afecto.
    Amar implica necesariamente la fusión de ambas almas en una sola. Querer no.
    Amar es un acto irracional, por tanto impulsivo y espontaneo. Querer es un acto racional con pequeñas dosis de irracionalidad, por tanto meditado.

    La relación no tiene futuro de largo plazo porque él quiere y ella ama. Lo importante es que ella se de cuenta desde el principio y disfrute de lo que él entrega, que siempre será de menor intensidad que su propia entrega hacia él.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s