RELATO CORTO

TALLER DE REPARACIÓN DE ALMAS

El comerciante miraba por el amplio escaparate de su negocio cómo pasaban los viandantes. Algunos paseaban solos, otros acompañados, mujeres amigas, falsas amigas, hombres discutiendo quizás sobre política o religión, tal vez comentando el último partido de fútbol jugado por sus equipos. Algunos no paseaban pues iban con paso rápido quizás porque perdían un tren que les conducía hacia su amor, o a la oficina o a una reunión decisiva para cerrar un importante negocio. Dilucidaba de ese modo adónde se dirigían con tanta prisa aquellas personas con aire estresado, se rascaba la cabeza y se ajustaba las lentes para observar el mundo mejor. Lo separaba del exterior un cristal grueso de escaparate pero él bien sabía que la vida estaba dentro de su tienda.

A ella acudían todos los días decenas de clientes en busca de una solución a sus problemas. El comerciante sabía atender diligentemente su negocio, llevaba siglos regentándolo, sabía bien qué tenía entre manos.

Mientras veía pasar, pasear, correr, discutir, pensar, vivir, morir, odiar, amar o desamar a aquellos desconocidos, pensó en el último cliente al que había atendido aquella mañana. Era un hombre de unos cuarenta años, de aspecto un tanto gris. Entró en la tienda y saludó haciendo un gesto con la cabeza pero sin articular palabra alguna. Al llegar al mostrador, el comerciante saludó con una sonrisa y el hombre miró a este con cierta desconfianza.

  • Feliz día caballero, ¿a qué debo el placer de que haya usted entrado en mi negocio?
  • Feliz día lo será para usted, para mí es un día más y sin más. Extraña pregunta me formula, señor comerciante, pues en el cartel que cuelga en la fachada de su negocio reza : taller de reparación de Almas. ¿Acaso engaña el letrero o acaso engaña usted?
  • Ninguno de los dos engañamos, señor mío, ni el letrero que cuelga de mi fachada ni yo. Soy artesano y arreglo almas, caballero. ¿Es por eso por lo que entró en mi negocio? ¿Esta averiada la suya?
  • Sí, lo creo, mire usted. Creo que lo está pero no sé si tendrá reparación o deberá sustituirla por otra.
  • Oh, señor mío, aquí no ponemos motores, aquí solo reparamos, como reza el cartel de la fachada. Si un alma se rompe, no queda más remedio que acudir a un taller de reparación pero dado que el alma es única, no puede sustituirse como un motor de coche que se cambia si el coste económico de la avería supera al de un motor nuevo. Un alma es muy delicada, caballero y por eso debe cuidarse. ¿Por qué creer que la suya está averiada? ¿Ha empezado a tener fallos?
  • Quizás… sí. Ya no es la que era. Está taciturna, nerviosa, por momentos gris, a veces agitada en exceso, en ocasiones añorante.
  • Eso suena mal, señor mío, muy mal. ¿Algún otro síntoma que haya olvidado mencionarme?
  • Déjeme pensar, señor comerciante… sí, hay otro síntoma. No duermo.
  • ¿Amó usted recientemente?
  • ¿A qué viene esa pregunta absurda? ¿Qué tiene que ver eso con la avería de mi alma, señor comerciante?
  • Mucho, caballero. Todos los síntomas evidencian que su alma está triste a causa del amor. No tiene por qué un infinito amor, pudiera ser un embrión amoroso, una mota de polvo en el universo. Acaso no discierne  usted bien ahora si era de uno u otro tipo aunque, paradójicamente, siente añoranza de una dama que se fue.
  • Que se fue…
  • ¿Lo hizo? ¿Acerté? Oxidada su alma está a causa de que ella partiera, quizás. O peor aún… tal vez usted la dejó marchar y ahora añora, duerme mal, está nervioso y por momento gris, a veces agitado en exceso, en ocasiones taciturno… Para el alma, señor mío, dejar marchar hace mucho más daño que ver partir pues añade al óxido el drama del remordimiento.
  • Será eso… eso le pasa a mi alma oxidada. Dejé partir a una mujer a la que estimaba.
  • No era amor, pues.
  • No sé… mi alma… yo… ambos estamos confusos.
  • Es natural, un alma oxidada no funciona como debiera. Y aunque no fuera amor, caballero, ¿me permite otra pregunta?
  • Todas las necesarias, señor comerciante, con tal de que repare mi alma oxidada.
  • ¿Con esa dama, señor, usted sonreía? ¿Era ella una mujer que le hacía olvidar los tragos amargos cuando la tenía cerca? ¿Poseía hermosos ojos y dulce sonrisa? ¿Escuchaba atenta lo que usted contaba y usted atendía a sus historias, asentía, callaba y recordaba al día siguiente lo relatado por ella? Aún así, la dejó marchar… Su alma no solo está oxidada sino también arrepentida y llena de remordimiento. Quizás esa dama llora ahora o tal vez ya olvidó y perdonó, pero lo que sin duda es evidente es que lloró. Su alma se siente vacía y no solo oxidada, seňor mío. No tengo aquí herramientas para arreglarla.
  • ¿Cómo puede decirme eso? ¿Acaso no pone que se reparan almas en el cartel que cuelga de la fachada de su negocio? ¿Es usted un estafador, un falso artesano reparador de almas?
  • No, señor mío, Es que usted mismo tiene las herramientas para arreglarla. Y porque precisamente no soy un estafador, cobrar un alto precio por reparar algo que usted mismo puede hacer, me parece un robo, caballero. Y yo soy artesano, no ladrón.
  • ¿Entonces qué debo hacer para quitar el óxido a mi alma? Necesito descansar y descansarla, señor comerciante.
  • Coja, caballero, una llave inglesa y de dos vueltas de tuerca a su orgullo; este se desprenderá de ella y el primer paso estará dado. Después coja el teléfono y marque el teléfono de la mujer a la que añora. Diga hola, cómo estás, te echaba de menos. Lo siento. Como tercer paso, escuche y asuma. Quizás lo que ella le diga le dolerá, pero piense que es normal asumir la culpa o los errores para quitar la herrumbre de su alma. El cuarto paso será un café, pronto, mejor que tarde. Y por esta lección, señor mío, nada le cobro.
  • ¿Ya está, eso es todo?
  • ¿Nota más liviana su alma, más ligero el peso de su espalda?
  • Ahora que reparo en ello…
  • Señor mío, es un poco tarde ya. Cierro mi negocio a las nueve. Pero las cafeterías no lo hacen hasta más tarde. Una llamada, una dama, un café…
  • Gracias, artesano de almas, me ha hecho mucho bien hablar con usted.
  • No me las dé, caballero pero, si todo va bien, me daría por pagado si regresara usted a mi negocio con su dama del brazo. Ver cómo ella sonríe y cómo sonríe usted, es un gran pago a mi escaso mérito. Y después, señor mío, aquí al lado hay una cafetería que cierra más allá de las once. Sus sillas y mesas de madera, sus manteles de lino blanco y sus candelabros con velas, invitan a saborear un café que, por cierto, tiene un aroma excepcional. Invite usted a esa dama a saborear uno con un bizcocho de manzana que también es un manjar. Y cuando lo haga, salude también a su alma ya curada. Las almas son agradecidas y la suya se lo agradecerá, caballero.
  • Me reitero en lo dicho, gracias por todo, señor comerciante.
  • No hay de qué, señor mío, para servir a usted… y a su dama.

42liwsgN

Anuncios

15 comentarios en “TALLER DE REPARACIÓN DE ALMAS”

  1. Era aproximadamente así: No tiene en cuenta el reparador de almas, que hay otra alma la de la dama, que también tendría algo que decir, que posiblemente haya encontrado a otra con la que haya conectado, que el amor es cosa de dos y que por desear o necesitar reparar tu alma vayas a encontrar de nuevo a esa dama libre.
    De todas formas y ante todo bellísimo relato que mantiene el interés hasta el final. Enhorabuena.

    1. Tienes razón. Aunque las mujeres salvo excepciones, tenemos alma suave y esperamos y perdonamos. Salvo, repito, excepciones…

    1. Juan José, yo si veo tu comentario. Pero si debe haber algo raro, es la 2º que escribo esto. La 1º no salió publicado.
      Saludos…bleurouge

  2. Tu relato da mucho que pensar.

    Yo coincido con los que defienden que en ocasiones solo valoramos adecuadamente lo que nos ofrecen o poseemos cuando estamos a un paso de perderlo: nuestro corazón siempre nos aconsejara dar un paso atrás para reconducir la situación.
    Dilema: lo que hoy siente el corazón, mañana lo entenderá la cabeza porque el corazón siempre va por paso por delante de la razón. Ese decalaje en el tiempo provoca que, en numerosas ocasiones, el necesario paso atrás llegue tarde. En esta situación limite, vendría muy bien poder recurrir a un reparador de almas que atempere a nuestra razón. Por desgracia, frente a la sobreoferta de reparadores de cuerpos hay una extraña escasez de reparadores de almas.
    Dicha escasez puede ser compensada: “Ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición” (Steve Job). A lo que yo añadió que: “la razón solo es útil si sirve de vehículo a lo dicho por ambos en caso contario hay que ignorarla”.
    El corazón es sinónimo de valentía: “Los valientes son los que tienen una visión clara de lo que hay por delante. La gloria y el peligro se parecen. No hay que esperarlos, hay que enfrentarlos”. (Kate & Leopold – film). En cambio, la razón lo es de la prudencia y en consecuencia posee altas dosis de cobardía, cobardía impulsada por el propio egoísmo personal.

    Saludos.

  3. Reblogueó esto en amadaestrellay comentado:
    Taller de reparación de almas, un hermosísimo relato corto de Aída del Pozo… Un relato para soñar y creer que las cosas buenas pueden suceder aunque en ocasiones las consideremos como causas perdidas… Sin duda, después de leerlo, dan ganas de respirar hondo y sonreír otra vez!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s