RELATO CORTO

EL RETO DE NOVIEMBRE DE ADELLA BRAC EN “LAS PALABRAS SOÑADAS”

Aceptando el reto de NOVIEMBRE de @adellabrac, publicado en  su página web “LAS PALABRAS SOÑADAS”, www.adellabrac.com, participo con este microrrelato. En esta ocasión las tres palabras que deben incluir los microrrelatos de cinco líneas son: SANGRE, RADARES E INTERNABA.

Apenas podía ver. La sangre en mis ojos actuaba de cortina roja y espesa y yo gateaba para salir del amasijo de hierros en que se había convertido nuestro vehículo. A mi lado, el cuerpo inerte y ensangrentado de Román. De pronto, recordé… aviso del GPS anunciando radares, la llamada, coger el móvil, Román cambiando el dial, risas, ¿un animal en la carretera?, ¿quizás un perro? Perder el control. Mientras intentaba escapar de la realidad, mi mente se internaba en la oscuridad. La conciencia me abandonaba y quizás, la vida misma…

Anuncios

8 thoughts on “EL RETO DE NOVIEMBRE DE ADELLA BRAC EN “LAS PALABRAS SOÑADAS””

  1. ¡Me ha encantado! Ha sido muy original utilizar un hecho tan cotidiano como un accidente de tráfico. La publicidad de tu blog y una de sus características me han dado un flash inspirativo y me he atrevido a encadenar un final feliz a tu microrrelato. Espero no haberlo estropeado demasiado.Saludos…Alex
    ………………………………………………………………………………
    La conciencia me abandonaba y quizás, la vida misma…

    La bocanada de oxígeno activo de nuevo mi conciencia. Angustiada abrí los ojos de par en par. La cortina roja que unos instantes antes cubría mi rostro había desaparecido. Distinguí a un hombre uniformado inclinado a mi lado ultimando lo que parecía un vendaje alrededor de mi cintura. Mire a mi alrededor. ¡Estaba en el interior de mi vehículo! Ladee la cabeza. ¡Nadie!
    – Ro…m…an? – balbucee sintiendo como mi corazón se precipitaba al vacío.
    – Va camino del hospital, se repondrá – me susurro el hombre uniformado intentando tranquilizarme – Ahora le toca a usted.
    Asentí con la cabeza, aliviada. Mi corazón comenzó a planear hasta posarse lentamente en una colina cercana.
    – Han tenido mucha suerte. Es un paraje muy poco frecuentado. Hemos tardado 20 minutos desde su aviso – comento el hombre uniformado.
    ¿Aviso? La palabra martilleaba mi cabeza como si fuera un pájaro carpintero. ¿Qué aviso?
    Escanee mi vehículo. Mis ojos se clavaron en los airbags totalmente desplegados. Suspire. Una amplia sonrisa ilumino mi rostro. Mi mente retrocedió en el tiempo hasta situarme en el concesionario donde días atrás había adquirido mi flamante Peugeot 308 GTI.

    – Ya tienen configurado el GPS WIP Com. Los airbags están conectados a Emergencias a través de su móvil – concluyo el vendedor.
    – ¿He comprado un coche o una nave espacial? – pregunte con una risita burlona.
    El vendedor me sonrió educadamente acostumbrado a la incredulidad de sus clientes.
    – La tecnología es la misma. En caso de activarse los airbags, el vehículo contactara inmediatamente con el 112 proporcionándoles las coordenadas de su posición. Emergencias la llamara al móvil. Si contesta, falsa alarma. Si no lo hace, mandaran sus efectivos donde se encuentre sin más dilación.

    Un pinchazo en mi brazo me hizo retornar al interior de mi Peugeot. Me incline ligeramente.
    – Relájese por favor. Es un calmante…le aliviara el dolor – me tranquilizo el hombre uniformado consultando su reloj.
    Note movimiento a mi izquierda. Ladee la cabeza algo mareada.
    – No se asuste. La vamos a sacar – murmuro un segundo hombre uniformado haciendo señas a su compañero quien asintió con la cabeza.
    La conciencia comenzó de nuevo a abandonarme sintiendo como me arrastraban con cuidado hacia el exterior. Mi mente se internó definitivamente en la oscuridad. En cambio mi vida renacía, mi “nave espacial” nos había proporcionado una segunda oportunidad. Una segunda oportunidad que no iba a desaprovechar.

  2. Gran relato condensado en muy pocas palabras, perfectamente podría utilizarse en una campaña de tráfico para evitar accidentes.
    Una vez más haces gala de tu valía como escritora, de nuevo felicidades.

  3. Me ha encantado tu relato, muy visual. Lo veo alejado de tus ultimos micros, ¿es cosa mía? Quizá sean las palabras las que te hayan llevado por este camino 🙂
    Una vez más, ¡gracias por participar en el reto! 🙂
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s