ASI SOY YO

RELOJES SIN MANECILLAS Y CAFÉS, MUCHOS CAFÉS

Tenía paz en su rostro cuando me dejó. Lo hizo tan solo unos minutos antes de que viniera mi hermano, que había ido en busca de mi madre para que pudiera darle el último adiós. Llegaron tarde. Mi hermano se había quedado toda la noche velando su cama y pidiendo a mi padre que se fuera ya, que nos dejara al fin y que descansara. Agonizaba pero parecía estar esperando a despedirse de mí, pues tuve tiempo de vestirme, salir de casa y  llegar corriendo al hospital. Supongo que, ya no pudo esperar más a mi hermano, agotado como estaba y decidió partir cuando me presintió.

Acaricié su rostro y me pareció de cera, le hablé aunque sabía que no me podía escuchar y pedí que mi hermano llegara pronto con mi madre, pero no sucedió. Mi padre se fue con suavidad, despacito, se durmió y yo comencé a llorar. Hoy aún lo recuerdo. Y después, cuando ya estábamos reunidos junto a la cama del hospital con mi padre, mi hermano, mi madre y yo, los trámites de rigor, mientras él estaba aún ahí, como dormido.

La muerte, liberadora, se vuelve fría ante la realidad del hombre. Tras el fallecimiento de un ser querido, no queda tiempo para llorar y se debe aplazar unas horas hasta que se acaben de contestar preguntas y rellenar formularios… El hombre hace hielo muchas cosas que deberían ser cálidas, que en su naturaleza albergan fuego, que son esencia misma de la vida.

No sé por qué hoy recuerdo aquella escena, aquel momento final en la vida de mi padre. Cometimos todos muchos errores, yo la primera, estando él con nosotros y él también los cometió. Olvidamos que somos humanos y eso nos hace sufrir demasiado…

Pero él ya no está. Supongo que sabe que le quisimos, cada cual a su modo. Es curioso que las personas tengan que llorar cuando alguien se va y tantas y tantas veces se arrepientan de no haber dicho o hecho. Yo siempre he pedido tiempo, no palabras, tiempo, no cosas, tiempo, tiempo, tiempo… Para no arrepentirnos, para no lamentarnos de no haberlo dedicado a quienes nos importan. Siempre se tiene pero nunca se da. Siempre se dice, “te llamaré” a un amigo pero nunca se hace o se hace tarde, cuando el olvido llega o cuando la tristeza ha enturbiado la amistad. Algunos dirán que la amistad no conoce de tiempos ni distancias, pero creo que esa frase es la excusa fácil para no regalar el mayor de nuestros tesoros, aquello que nunca regresa, el tiempo de nuestro reloj. Por eso pienso siempre en los relojes sin manecillas. Escribir y llamar, comunicarse por wasap, telegram, twitter, ahora que el mundo de las comunicaciones está al alcance de cualquiera es estupendo pero estar y tocar, ver la sonrisa en la cara y no tener que imaginarla ante la pantalla de una tablet o un móvil, es mejor.

¿Compartir un café y un abrazo? ¿Qué hay más maravilloso que sentir la mirada de tu amigo, su asentimiento en el rostro mientras le cuentas y que él vea la alegría en el tuyo cuando le ves? No entiendo que sea tan difícil usar nuestros relojes para eso, que seamos tan egoístas con nuestras horas y que, sin embargo, podamos perder tan fácilmente nuestro tiempo en otros mundos que no son de piel y miradas. Lo  malgastamos y después nos lamentamos.

Mi padre se despidió en paz y a su manera. En silencio esperó a que yo llegara, compartió su tiempo conmigo aun dormido. También lo compartió con mi hermano durante toda una madrugada de conversación a una sola voz, aunque ya no pudo esperar más.

Porque sé que no debo perder mi tiempo en lamentar no haberlo usado como debiera, no voy  tener que lamentar no tomar cafés y prefiero llegar a sentirme un tanto boba ante tanto “claro, nos tenemos que ver”, a perder la ocasión de ver miradas y tocar piel. Soy así y así me dibujaron. Así soy y así deseo seguir siendo. Relojes sin manecillas y cafés, muchos cafés.

Anuncios

10 comentarios en “RELOJES SIN MANECILLAS Y CAFÉS, MUCHOS CAFÉS”

  1. Es maravilloso lo que has escrito. Muy triste la escena que describes, pero eso siempre tiene que darnos fuerzas. Estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto al tiempo y al contacto personal. Un saludo!

    1. Gracias por tu comentario, PÁGINAS DE NIEVE. Valoramos poco el tiempo cuando lo malgastamos en cosas y no en personas queridas. Muchas gracias por seguirme. Un abrazo desde Madrid.

  2. Me ha emocionado tu relato y reflexión. Como tú aún recuerdo que mientras mi padre agonizaba, tuvo la fuerza de esperarme antes de morir, ya que me separaban 100 km de distancia. Un simple apretón de su mano en la mía fue su gesto para decirme todo.
    Yo también añoro el contacto físico con las personas, pero hoy en día a mayor comunicación más aislamiento. Al menos en mi caso. Muy emotivo Aída.

    1. Gracias, Dolors, por tu comentario. Ahora le recuerdo con mucha dulzura y paz. Las despedidas son tristes pero, conforme pasa el tiempo, todo triste recuerdo se convierte en dulzura.

  3. Despedida. Recuerdos.
    Yo acompañe hasta su despida definitiva a la persona más importante de mi vida tal como le prometí. A pesar de despedirse con una sonrisa, los recuerdos felices siempre se ven enturbiados por dicha despedida. Y ahí ando, en una carrera interna donde la razón me aconseja el olvido y el corazón me exige lo contrario abrazado al dolor del recuerdo. De momento en esta carrera sin meta, el corazón lleva delantera. Hasta cuándo? Lo ignoro al tiempo que sigo mi camino entre recuerdos dolorosos y nuevas vivencias.
    Vivencia muy emotiva y relatada con mucha delicadeza la tuya Aida.
    Gracias por compartirla!

    1. Gracias a ti por estar. Mi deseo que el río te lleve al puerto en que estés feliz y que el destino sea acogedor.

    2. Triste es despedirse pero, por lo que me cuentas, la despedida fue hermosa para esa persona. Se fue feliz, como seguro que lo fue a tu lado. Sigue llenando tu botella y sigue bebiendo felicidad.

  4. Tiempo, mirada y piel.
    El círculo perfecto de la amistad? En todo caso, de serlo yo añadiría un cuarto elemento: el pensamiento.
    En ocasiones, disponer de la mirada y de la piel no significa necesariamente que se comparta el pensamiento. Y ese es el único elemento que me indica si el amig@ comparte el tiempo conmigo o no. El pensamiento no puede forzarse, disimular…esta o no esta disponible para ser compartido. Y a muy corto plazo su disponibilidad o no, se hace evidente y en consecuencia el grado de amistad: se adelanta a mis deseos? detecta mis cambios de ánimo en las primeras frases escritas o habladas? Acude en mi ayuda sin tener que pedírsela? Opina sin juzgarme?
    Compartiendo tiempo, mirada y piel, ese estar por delante debería de ser inmediato porque las señales de cambio están a la vista. Lo es? O el pensamiento no compartido frena esa inmediatez?
    De ahí que yo si crea, que si se comparte tiempo y pensamiento, el grado de amistad es el mismo con o sin presencia física, esto es, que se comparta con cafés reales o virtuales. Al final todo es cuestión de tener interés en estar o no por el amig@.
    No obstante, el círculo perfecto es lo ideal y lo que como cualquier persona deseo, siempre y cuando, tiempo y pensamiento (indisociables) estén presentes en todo momento.
    Cuestión de puntos de vista o experiencias personales.

    1. Todos lo deseamos pues estar con ese amigo es una necesidad del alma. Curioso que no coarta libertad la amistad, pero el estado que provoca en nosotros una amistad verdadera es tan delicioso y mágico, que deseamos que esa persona esté ahí siempre. Incluso, si físicamente, por circunstancias, no lo está con la cercanía e inmediatez que quisiéramos. Gracias por tu comentario y espero seguir viéndote en Tormentas de tinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s