POESÍA

MIEDOS

Soňé que te ibas
Y me dejabas sola.
Soňé que nada había vivido,
Que nada fui, ni soy, ni sería.
Me despertó un sudor frío.
Comprobé que aún era de noche,
Acaricié al gato,
Que dormía acurrucado a los pies
De mi cama vacía.
Ententé olvidar…
No pude.
No estabas.
Dudé si estuviste,
Dudé si alguna vez estarías.
De pronto,
Mi piel se tornó fría,
Helada,
Escarcha,
Agonía.
El gato se estiró,
Se acercó a mi cara,
Me miró con ojos de gato,
Profundos,
Azules,
Mágicos.
Lloré y después
Me dormí.
Al despertar,
Ya era de día.
Recuerdo que no estabas,
Recuerdo que yo
Ya nada sentía.
Entonces llamaste
Y oí tu voz.
Reí.
Supongo que es el miedo
A mi propia risa
Lo que me hace
Soňar lo que prometiste
que jamás pasaría.
Pero es que soy así,
De sangre caliente,
De miedos,
De dardos clavados,
De espinas hundidas.
Costará arrancarlos,
Lo sé,
Aunque también sé
Que nada permanece
Toda la vida
Y que ni el mismo miedo
Dura más que la propia herida.
image

Anuncios

4 thoughts on “MIEDOS”

  1. En ocasiones cuando la vida nos reparte buenas cartas nos embarga un sentimiento de duda. Frente a eso, la actitud correcta es disfrutar de la partida asumiendo que esta vez la suerte esta de nuestro lado.
    Nada es permanente salvo los deseos materializados.
    Un saludo.

  2. Es el miedo, lo que nos hace dudar, la inseguridad sobre la realidad, sufrimos mas por lo que podemos perder y no disfrutamos mientras lo tenemos.
    Creo que hay un error en la primera palabra del verso 10.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s