RELATO CORTO

LO INTENTÉ

Cuelga laso mi corazón de un sentimiento de vacío profundo y siento que es una soga al cuello opresora y liberadora a la vez. No lamento nada de lo que hice, al menos lo intenté. No podrán tacharme de cobarde.

Hoy me escribió Manuel. Me preguntaba por los  niños. Respondí que estaban bien y añadí por wasap el típico jajajajaa, tan socorrido, ese tras el que se esconde toda la negrura, toda la tristeza, toda la desesperación. Mi hija pequeña me mira con dulzura y yo le devuelvo una mirada serena. He aprendido a fingir.

Una vez, no hace mucho, me prometí que, pasara lo que pasara, siempre estaría con ellos. Hoy ya no me siento con fuerzas para cumplir la promesa que les hice. Tienen a su padre, cuidará de ellos. Dentro de poco me olvidarán. Dirán que su madre fue una loca. Tal vez sea cierto que lo fui…

Hoy también me ha escrito él. Me asegura que todo me irá bien, que sonría. Volví a responder, y añadí ese jajajaja hueco y mentiroso. Le mandé el último te quiero y borré todas nuestras conversaciones del móvil, de las redes y los emails, como si con ello, lo vivido desapareciera. No lo hará si existe algo después de esto, pero como no lo sé, al menos mi familia no lo descubrirá jamás.

He preparado una bañera con espuma, velas y me he servido una copa de vino. Suena música de los ochenta. Huele al perfume que mi marido me regaló por mi cumpleaños. He echado una docena de  lorazepanes en la copa o quizás algunos más. No los he contado, qué más da. No tengo miedo, ya no.

El cristal se ha empañado, sonrío y escribo lo que quiero que pongan como epitafio en mi lápida: «Lo intenté». Cierro los ojos y espero…

Anuncios

8 thoughts on “LO INTENTÉ”

  1. Buenas noche Aida
    Por experiencia sé que siempre existe un punto de apoyo dentro de la negrura para salir de ella y seguir avanzando. La intervención de una tercera persona aun en contra de la propia voluntad de la protagonista impulsaría esa salida siempre que después estuviera en todo momento a su lado hasta reconducirla emocionalmente (periodo de transición).
    Un relato duro que me ha puesto los pelos de punta. Da que pensar que su propio entorno no se diese cuenta de que Ella estaba al límite.
    A pesar de lo duro del relato que me ha puesto los pelos de punta ¡Me ha gustado!
    Saludos.

  2. Tiene llave, llega sin esperarlo, te saca de la bañera, te zarandea, te grita, eres menuda y te lleva en volandas, lavado de estómago y no queda más remedio que seguir adelante, hasta la próxima tentativa , un final real, en tu triste relato de lucha, por supuesto real como la vida misma. Duro y bien descrita esa desesperación interior que te vence. Un abrazo

    1. Me apunto a este final optimista. Le saca a flote de cada tentativa una y otra vez hasta convencerla que solo tiene una posibilidad: intentar seguir adelante porque ella no esta sola.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s