RELATO CORTO

NUEVOS RECUERDOS

Paseábamos cogidos de la mano por la orilla de un río. Me llevó a ese lugar porque deseaba que lo descubriera. Sin duda, era un sitio idílico. Se respiraba paz, olía a hierba fresca y el trinar de los pájaros, tan poco oído en la urbe, invitaba a la ensoñación. Sin embargo, mientras me hablaba de las cabañas que había a un par de kilómetros, de su chimenea y de lo romántico que me iba a parecer, solté su mano y le miré fijamente. Se quedó extrañado y preguntó si aquel paisaje no me parecía mágico. Entonces, puse gesto pensativo y comencé a hablar, sin dejar de mirarle a los ojos.

—Quiero lugares mágicos para ambos. En este ya has estado con otra mujer. Es muy bonito, lo reconozco, pero yo quiero hacer recuerdos nuestros y olores nuevos. Me apetece recorrer las calles de… dime un lugar en que no hayas estado.

—Laura, no te entiendo… no te he traido aquí porque, antes de ti, llevase a otra mujer, sino porque deseaba que lo conocieras.

—Pero has estado aquí antes con otra, así que este no sería nuestro recuerdo, sino solo el tuyo. Vamos, vamos, un lugar.

—Palencia.

—¿Palencia? ¡Perfecto, porque no conozco Palencia! Quiero nuevos recuerdos y que los momentos que pasemos juntos sean únicos y nuestros. Recalco «nuestros» porque no quiero compararte ni que tú me compares con ninguna. Quiero que descubramos juntos un cóctel, no algo que yo tomé con otro ni tú con otra. Probemos un destornillador en un pub de Palencia.

—Te meteré mano en un pub palentino.

—¿Dos dedos?

—Eres la hostia.

—Y tú un mamón. No hay cabaña, decidido.

—¿Y dónde pasaremos la noche?

Hicimos el amor en un apartado camino lejos del río, de las cabañas y de los recuerdos que no eran nuestros. Pusimos una manta en el suelo, al abrigo del coche y de un frondoso árbol que se convirtió en testigo de nuestros gemidos. Al amanecer, descubrimos un espléndido sol de primavera que nos colmó de rayos que abrigaron nuestra piel desnuda y los pájaros trinaron de un modo diferente. Nuestro sol naciente y nuestro propio trino. El primer recuerdo, que atesoraríamos para siempre en nuestra memoria.

Nos vestimos y nos pusimos en camino hacia mi casa. Nos despedimoss con un beso y nos volvimos a ver el siguiente fin de semana. Celebramos en Palencia que había firmado los papeles de su divorcio. Le conocí después de dar bandazos con amantes varias, cuando comenzó a anhelar más un beso y una caricia que sexo por sexo. Aún casado, solo se planteó divorciarse por mi culpa, bromeó cuando me enseñó la demanda. Entonces supe que yo le importaba de verdad. Y fue entonces cuando quise coleccionar recuerdos con Carlos.

Y aquí estamos, cogidos de la mano por las calles de Palencia, buscando un pub de esos que están decorados con mobiliario de madera y sillones como los de antes. Me mira y sé que lo de meterme mano no lo dice en broma. Tampoco yo bromeo cuando digo lo de los dos dedos… Hemos pasado sobradamente los cuarenta, pero cualquier edad tiene su momento que atesorar. Cualquier rincón, cualquier olor, cualquier canción, cualquier locura pueden convertirse en mágicos. Palencia ahora destila magia. Y yo solo pienso en sus dedos…

Anuncios

3 comentarios en “NUEVOS RECUERDOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s