RELATO CORTO

ERES TÚ

Pensé en todas las maneras posibles de morir. Escribí uno a uno en un papel los modos en que la noche eterna podría abrazarme con sus enormes brazos alados. Imaginé que lo hacía despierta, dormida, vestida, desnuda, muy anciana, ahora mismo, con plena lucidez, totalmente ida…

Apunté también las formas en que la guadaña podría caer sobre mí. Desde enferma y débil en una cama de hospital, hasta nadando en nuestro mar, conduciendo mi coche o doblando ropa en la terraza.

Después te vi a mi lado. Siempre. Imaginé que, estuviera donde estuviese la muerte, esa traidora no te llevaría consigo. Ni en el mar, ni en el coche, ni en ningún lugar. Solo imaginé tu mano en ese último instante en que ya no quedan ni los recuerdos, en que ya todo es nada. Y averigüé mientras arrugaba esa hoja de papel donde todo eso escribí, en un mar confuso de ideas; que tú y solo tú eres mi consuelo, en quien pienso y pensaré cuando llegue mi momento, en que es tu mirada la que quiero cerca y tu mano la que deseo apretar cuando me vaya.

Anuncios

1 comentario en “ERES TÚ”

  1. Muy bonito. Me ha hecho pensar, no me gusta pensar en mí muerte, nadie sabemos cuándo será, en que momento. No siempre se le espera. Creo que no tengo miedo, Solo recuerdo haber tenido miedo a mi muerte cuando mi hijo era un bebé o muy chiquitín, mi marido estaba de viaje 2 o tres días y sobre todo por la noche, pensaba y si me pasa algo? Y sino despierto?Tardarían unas horas en darse cuenta, aún teniendo familiares cerca estaba sola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s