ASI SOY YO

ESCENAS ROMÁNTICAS EN EL SÉPTIMO ARTE.

Hoy me apetece reflexionar sobre cine y su desvirtuada visión de plasmar la realidad de la vida, y el daño que hace a los pobres mortales de a pie. Pensemos en una escena romántica, esas joyas que nos regala el septimo arte sobre despertar juntos de los protagonistas tras la primera noche de sexo desenfrenado. Previamente, por supuesto, cuatro o cinco orgasmos que han conseguido tener a la vez, en armoniosa conjunción cósmica y en las más raras posturas del Kamasutra. Bostezan al unísono, se besan apasionadamente y luego se miran a los ojos y sonríen. Acto seguido él o ella, dice que huele muy bien, que ha sido estupendo y acaricia su sedoso cabello. Se besan con pasión y… vuelta a empezar.
La realidad: Se echan dos polvos, a lo sumo, pues las expectativas de la noche distan mucho de lo que sucede puestos en faena.
Él suele alardear de que van a tener una noche de sexo desenfrenado. Lo cierto es que, entre lo que fuma, el poco fondo que tiene y lo que reduce la potencia el alcohol que se han bebido como si fuera agua, la noche es muy normalita. De aprobado raspadito, si me apuras.
Y ella, que no es vaginiana como el 100% de las féminas de las pelis, sino vulgarmente clitoriana, como el 80% de las mujeres, por no fastidiar más al pobre machito alfa que prometió ponerla mirando pa’Cuenca, se inventa dos orgasmos vaginianos del copón y reza para que el tío se duerma pronto y no ronque.
Y, como colofón, amanece. Ambos bostezan, el aliento mañanero les canta que te cagas, como es natural antes del cepillado de los dientes con Colgate, se miran y disimulan con una sonrisita nerviosa, pensando en los pelos que tendrán, al ver el peinado que muestra cada uno, look «dedos en el enchufe». Nada de seda Pantene pro V, por supuesto. Ella tiene corrido el maquillaje y unas ojeras más grandes que un camión y a él la barba le ha crecido como por obra de magia por la noche y tiene el rostro desencajado porque se está aguantando el acostumbrado pedo matutino que acompaña al estiramiento vertebral que ha tenido que evitar, al despertarse acompañado de la hermana mayor de su conquista de la noche anterior.
Pelis románticas versus realidad.
Qué depresión más tonta acabo de pillar. Me voy a tomar un cubata.

Anuncios

7 comentarios en “ESCENAS ROMÁNTICAS EN EL SÉPTIMO ARTE.”

  1. A mi lo que me llana la atención del cine es que después de una noche de sexo y orgasmos se levantan y se visten tranquilamente, ¿Donde están los restos de fluidos y semen?. Desaparecidos por encanto.
    😜😜😜😜

  2. Sobre el papel cabe todo, y todo se puede hacer perfecto y a la carta , la cruda realidad es otra cosa, aunque algunos hemos tenido noches como la que describes, en pocas ocasiones pero memorables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s