RELATO CORTO

ORUGA Y MARIPOSA

Hoy vi una oruga en el rosal del jardín. No la maté, la dejé seguir su camino, devorar glotonamente sus hojas, engordar ante mis ojos. Vivir.
Eduardo volvió a pegarme hoy. Me partió el labio, me tiró en la cama. Cuando acabó, ni siquiera lloré.
La oruga no está. En su lugar hay un capullo naranja. Me alegro de no haberla matado.
Me voy de casa. Iré a comisaría. Una vida entera en una maleta.
He buscado el capullo. Está abierto. He mirado entre los rosales y la he visto: una preciosa mariposa azul.

Anuncios

2 comentarios en “ORUGA Y MARIPOSA”

  1. Bonita comparación, una encerrada en un capullo, otra apasionada por otro tipo de capullo ( por ser diplomáticamente correcto en la forma de definirlo), encuentran la libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s